Category

Moda

Moda

¿Cuál es tu uniforme?

19 febrero, 2018

La menor de mis hijas me dice que yo siempre visto igual, cuando vamos de compras juntas (casi nunca por suerte) asegura que yo sólo busco un tipo de ropa.

“Ahí vas a buscar tu uniforme”- me dice.

Por más gordo que me caiga escucharla (y créanme que me cae en el hígado), tengo que aceptar que algunas prendas se han convertido en mi caballo de batalla, recurro a ellas todo el tiempo y últimamente he abusado de lo mucho que las uso.

La razón principal es que son muy cómodas para mí.

Las blusas holgadas y los pantalones corte cigarro son mi uniforme, para que me entiendan casi siempre ando así. (Que conste que dije ando así y no me veo así 😀)

Trato de cumplir con esa regla de la moda que no sé si sigue vigente, que recomienda estar holgada de arriba o de abajo pero no de ambas y hacer lo mismo si vas a vestir algo entallado.

No sé cómo ni cuándo sucedió, pero he dejado casi por completo de vestir faldas y vestidos, y la razón principal es que ya no uso zapatos de tacón alto. 

La mayor parte del tiempo uso flats y me gusta como se ven con pantalón, pero no termino de acostumbrarme a usarlos con falda o con vestido, cuando lo intento inmediatamente me viene a la mente la imagen de la típica colegiala vestida con falda y zapato plano.

Durante el verano, le doy un respiro a mi atuendo sistemático porque el look de las sandalias con falda o vestido si me agrada, pero en invierno vuelvo a recurrir a mi uniforme,  mucho de esto tiene que ver con la comodidad, ya no estoy dispuesta a castigar mis pies con zapatos muy altos.

Por otra parte las prendas ajustadas me ponen entre la espada y la pared: o como o respiro.

 
Otra cosa que ya no uso son cintos (¡Ah como me gustan!), un cinto es como la cereza en el pastel, es el toque final del outfit. 

Los míos están de adorno en el closet y no tengo idea de cuándo tendré el valor de regalarlos todos.

Tengo años de no usarlos, pero el solo hecho de pensar en deshacerme de ellos me produce una tristeza enorme, es como si no fuera a despedirme de un simple accesorio, si no de toda una época de mi vida.

Pero pensando positivamente, si uso esas prendas con regularidad es porque siento que me favorecen, me hacen sentir cómoda y feliz, al final del día creo que es lo que importa.

Todavía no he llegado al punto de comprar algo que no me guste, pero que me resulte cómodo.

Y en cuanto escribo esta frase me viene a la mente mi amiguísima (y.a.) cuando me confesaba que sus crocs negros se le hacían la cosa mas espantosa y poco estética de este mundo.

“Pero me los quito solo para dormir porque me parecen los zapatos más cómodos de la tierra”

No sé si pronto llegaré a ese punto en el cual ya no me importe la forma y sólo me importe el fondo, como dirían en gringolandía todavía estoy un poco del lado de fashion over function y no importa lo cómodo que sea algo, si no me gusta no me gusta.

Pero basta de hablar de las cosas que siempre visto yo y cuéntame:

¿Cuál es tu uniforme? Estoy segurísima que tu también tienes el tuyo 😉 

 
Fotografía: PEXELS

 



æ

Moda

¿Con qué combino el naranja?

8 febrero, 2018
camouflageynaranja

Hasta hace poco el  color naranja para mi era como un niño chiflado de esos que no se quieren juntar con nadie porque nadie les va bien, en lo personal nunnnnnnnca se me ocurría con qué combinarlo.

Cuando veía alguna prenda naranja que me gustaba siempre pensaba lo mismo:

“Lástima de color”

Los únicos dos que me venían a la mente eran el blanco y el negro pero de sólo pensar en esas combinaciones tan sosas se me quitaban las ganas de comprármelo.

No quiero parecer adorno de Halloween ni local de Whataburger, y vaya que el color me gusta, más bien me encanta por ser un color llamativo, alegre, vibrante y además me recuerda lo mucho que me gustan las naranjas y las mandarinas.

Por todas estas razones este invierno me compré un suéter ligero color naranja, me sumergí en la web a buscar looks que incluyeran este color y luego lo combiné con todos los pantalones y faldas que tengo en el closet.

Esto que les presento aquí en este post son 3 outfits de varios que salieron de dicho experimento y la prueba fidedigna de que yo andaba muy mal.

El color naranja no es ningún niño chiflado, solo necesitaba que le dedicara algo de tiempo para darme cuenta que al contrario se lleva con muchos otros colores no solo bien, si no de maravilla.

Aquí les dejo el uno dos tres de mi pullover naranja.

UNO. Pullover naranja de H&M (similar), pantalones de camouflage de Forever 21 y botines (oldies) de Brantano ya no los hallé en la página web pero aquí les va el link de unos similares.

DOS. Mismo pullover, blusa verde limón (oldie) y pantalón turquesa de Forever 21 (oldie) similar

TRES. Pullover naranja, pantalón verde jade (este no es oldie es MEGA oldie) y unos zapatos color cuero que son un “gallito” de mi hermana así que ya ni la marca se ve. Aquí les dejo el link de unos similares

¡Hasta el lunes!

 



æ

Moda

Rojo, negro y animal print: LA combinación perfecta del invierno

25 enero, 2018
Outfit en rojo con negro y leopard print

un look en rojo con negro y leopard print

Esta es mi combinación favorita del mundo mundial como dice mi amiga (f.a) para el invierno y algunas noches de verano.

Me encanta y no me canso nunca de ella, hay algo que no sé que es pero combinar el negro con el rojo y el animal print se me hace de lo más chic.

Yo no salgo del leopardo (que aburrida 🙄), a excepción de unas chanclas de verano con estampado de piel de vaca no tengo nada más con animal print.

Pero ahora que esta muy de moda hay estampados de chita, serpiente, vaca, zebra, jirafa, tigre, etc.

Aquí les dejo las fotos del uno dos tres y una más para las que piensan que el zapato y la bolsa deben combinar siempre, como dice mi mamá.

UNO. Suéter negro de H&M, pantalón negro de corte cigarro de Ann Taylor (oldie), bolsa de sobre y flats de leopardo de Talbots

DOS. Cardigan de manga corta de Ann Taylor (Cuando lo uso de blusa me lo pongo al revés), pantalones rojos (mega oldies) y flats negros dolce vita.

TRES. EL mismo cardigan con los mismos pantalones ambos de Ann Taylor, flats rojos Kelly and Katie y bolsa Clōe

CUATRO. Suéter negro de H&M, pantalones negros de Ann Taylor (oldies) y flats de leopardo de Talbots

¡Hasta el lunes!

 

outfit de leopardo con rojo y negro



æ

Moda

5 prendas en las que hay que invertir

15 enero, 2018

Con esta moda tan cambiante a veces da tristeza comprarse algo por temor a que al día siguiente pase de moda y parezcas sacada del baúl de los recuerdos, aparte de eso tengo que reconocer que ese frenesí por andar a la última de pies a cabeza ya no me llama tanto la atención. 

Creo que gracias a esos dos factores ya no me dan tantas ganas de comprar ropa pues me duele el codo pensar que las usaré a lo mucho dos veces.

La madurez como ya lo he mencionado trae muchas cosas y entre ellas el enfocarse más en lo que más importa, sin embargo hay algunos clásicos que nos durarán por siempre y que no importa los años que pasen nos sacarán de apuros una y otra vez.

En estas prendas más vale no escatimar porque no son un gasto si no una inversión.

Es por eso que yo creo que todas necesitamos estos cinco salva vidas en el closet y es mejor que sean de buena calidad para que nos duren mucho tiempo. 

 

Camisa blanca. Existe la camisa blanca antes y después de Carolina Herrera, ella nos ha demostrado que siempre se puede llevar una camisa blanca de buen corte a prácticamente cualquier lugar.

Busca una que te favorezca y te haga sentir como una reina. Ten paciencia y no desesperes, no hay nada peor que tener 10 camisas o blusas blancas en el closet y no usar ninguna.

Chaqueta de piel. NEGRAAh…Quiero ser rocker, siento que la chaqueta negra de piel queda con todo, con falda curra, pantalón de vestir, jeans, etc.

Aquí el corte es básico y la talla, no hay nada menos halagador que una chaqueta que se te cuelga de los hombros porque nadas en ella o que parezca que se la robaste a tu hija o la sacaste del departamento de juniors.

Busca, busca y vuelve a buscar hasta que halles la que te quede PIN-TA-DA

pantalones de mezclilla. Imprescindible tener un buen par que te haga un cuerpower o al menos disimule la imperfecciones de la figura. Con las telas que hay ahora es prácticamente imposible fallarle.

Hay pantalones que disimulan el abdomen (la panza ok, ya lo dije), aumentan las pompis, te alargan las piernas, etc. Bueno para acabar pronto hacen más milagros que el photoshop.

abrigo. Un abrigo que combine con todo y que tenga un buen corte, yo me compré uno color vino en Zara el invierno pasado y le he sacado mucho jugo.

Nada más triste que llegue el invierno y todas nos uniformemos de negro, pareciera que la ciudad entera se pone de luto. Hay muchos colores en el universo como para entregarle nuestro guardarropa a uno solo.

blazer negro. Nada te hace ver más chic que andar de blazer. Un blazer negro combina con todo y te da ese look ejecutivo que a veces todas necesitamos.

Todo se ve mejor con uno encima, ya sea que traigas vestido, falda y blusa, tank con jeans o lo uses solo te verás sin duda muy presentable.

Y bueeeeno pues les dejo esta breve lista esperando que me compartan si tienen alguna otra prenda que sea un clásico, esos que se usan una y otra vez y no pierden su encanto.

Prendas que valen más, mucho más de lo que cuestan.

 

Fotografía: PEXELS



æ

Moda

Botas altas a los cincuenta: Recordando a pretty woman

11 enero, 2018

Lo prometido es deuda y aquí les va el primer post de moda del año con mi propuesta de el Look Del Día (LDD), las fotos dan risa ¡no sé hacer nada! posar, usar filtros, cortar, editar, usar el control remoto de la cámara, etc.

Equis a esta edad sabemos que el mundo no se acaba por una foto mal tomada 😜 entoooooonces habiendo hecho este importante paréntesis informativo les cuento que:

No pude no pude no pude. Por más que mis hijas me dijeron que las botas altas (hasta el muslo) son para jovencitas e intenté vencer la tentación leyendo, viendo Netflix y de plano pensando en otras cosas, al final fui débil, como pude me desamarre de la silla donde me tenían pues sabían cuales eran mis negras intenciones y corrí a comprarme unas.

Recordé la película de pretty woman y cómo en aquel entonces sentí que sería demasiado atrevido de mi parte comprarme unas, pero el tiempo ha pasado y los años de atreverse ya llegaron porque si no es ahora ¿Cuándo?

¿Por qué dicen que son para chavitas? ¿Acaso en la etiqueta viene impresa la leyenda “sólo para menores de 30 años”? ¿Quién dijo que las señoras no las podemos usar?

Si no pienso ponérmelas con una minifalda ni con unos chiqui shorts, al contrario las voy a adaptar a la edad que tengo como se debe hacer con todo aquello que está de moda y que nos gusta.

No sé cuánto durará la moda y espero de verdad que el invierno próximo me las pueda poner sin parecer que me sacaron de un set de filmación.

Yo por lo pronto estoy encantada con ellas, cuando me las pongo me siento soñada aparte de que son super abrigadoras, así que les dejo el uno dos y tres de mis botas THIGH HIGH…

UNO. Vestido negro de paño (oldie) aquí uno parecido, abrigo color vino de Zara (oldie), bufanda de leopard print y botas altas Steve Madden.

DOS. Suéter gris tipo túnica (oldie), chaleco negro mechudo (oldie), jeans y botas altas Steve Madden, aquí les dejo el link de unas parecidas.

TRES. EL mismo outfit del número UNO con la bufanda que me tejió mi mamá y que estoy segura que todas tenemos.

¡Hasta el próximo lunes!



æ

Moda

El abanico collar

4 diciembre, 2017

Dice el dicho que la necesidad es la madre de los inventos y esto que les voy a presentar es este refrán hecho objeto.

Este es el (redoble de tambores) maravilloso y práctico:

Collar-Abanico o Abanico-Collar

Me lo presentó hace algunos meses mi amiga (c.g). y me parece que fue la respuesta a las plegarias 🙏🏻 de muchas mujeres que andan rondando los cincuenta.

Como ya ustedes lo saben este blog se escribe por y para ese grupo de la población, pero viviendo en Monterrey no necesita uno estar menopáusica para andarse rostizando durante el verano así que creo que este accesorio le viene bien a cualquiera.

Si buscáramos un complemento ideal para nuestra tribu este sería Eaccesorio.

No sé quién lo inventó porque traté de buscar información al respecto pero no hallé nada. Desde aquí le mando mi más sincera felicitación a su creadora (supongo que es mujer) y mi eterna admiración por haber concebido una idea tan brillante.

No creo que sean la novedad embotellada ya que numerosas celebridades incluyendo a la Reina Sofía han sido fotografiadas usándolos, pero para mí que aparte de andarme estrenando en esto de ser cincuentona todo pierdo, toparme con estos abanicos fue como encontrar el santo grial.

Son una joya de verdad, vienen en diferentes tonos y las piedras o accesorios que los acompañan son muy lindos y variados.

Yo ya tengo varias amigas que cargan con el abanico a todas partes, sin embargo en ocasiones se necesita prescindir de la bolsa y tenerlo más a la mano, por no decir que les encantaría que fuera ya una extensión de su cuerpo.

¿Se imaginan que maravilloso sería que en cuanto comenzara la etapa de la menopausia nuestras manos tuvieran la capacidad de crecer un poco a voluntad, crear una membrana interdigital y convertirse en abanicos ? 😮 

Creo que lo mejor es que deje de tomar tanto café.

En fin mientras el cuerpo de las mujeres evoluciona hasta ese punto, para todas aquellas que ya anden en esa fase les comento que en Face Book pueden echarles un ojito .

Y por si acaso no están dispuestas a navegar en FB por horas hasta encontrarlos, aquí les dejo el link de una página web que cuenta con una variedad muy amplia de diseños y colores.

Una cosa más, no olviden contarme cómo les fue si lo compran, porfis, porfis…😉



æ

Moda

Hablando de ropa: Lo que me gusta vs. lo que me favorece

13 noviembre, 2017
Ropa para mayores de cuarenta

Todas vamos a llegar a esa edad en la que el tema de la ropa será mejor en la teoría que en la práctica, si no díganme:

¿A quién no le gusta ver las revistas de moda e imaginar que ese vestido se le verá igual de hermoso que a la modelo en cuestión?

En lo que a mi respecta siento que ya llegue a esa etapa y ando buscando un lugar para estacionarme (porque me pienso quedar un buen rato).

No sé si te ha pasado, pero me he dado cuenta que últimamente lo que me gusta no me queda y lo que me queda no me gusta, y aquí déjenme explicarme un poquito más.

Cuando era joven siempre quise ser rocker. Soy melómana, amo la música y me encantan los pantalones de cuero, las camisetas negras y en si todos los outfits que te hagan parecer rock star, pero siempre que intenté vestirme así parecía que estaba disfrazada. 

Es como si el espejo supiera que yo ni tocaba un instrumento, ni era parte de una banda. Para ser exactos me veía a los ojos y me decía  ERES UNA WANNA BE ROCKER se nota a leguas que esa no eres tú…

También me gusta mucho la ropa bohemia, ese look medio hippioso que se ve muy bien cuando andas de vacaciones o vives cerca del mar, pero que en mi ciudad natal que es muy conservadora nomás no queda para nada.

Este look me encanta y lo aplico sobre todo cuando estoy de vacaciones y los fines de semana.

Por si fuera poco conforme ha ido pasado el tiempo siento que algunas cosas que me suelo poner a la hora de vestir ya no combinan con la señora que soy. ¡Ay no que ciiiiiirco! 

En fin que al tratarse de ropa a estas alturas del partido solo sé una cosa:

No quiero parecer mi hija pero todavía no quiero parecer mi mamá

Y en este punto del camino estoy ahora mismo con una crisis de identidad en cuanto a ropa se refiere.

Parada en una encrucijada volteando para todos lados y viendo pa´dónde agarrar

Lo que me gusta y he vestido toda mi vida siento que empieza a verse un poco fuera de contexto y lo que la sociedad dice que yo debería de vestir se siente extraño en mi cuerpo.

He entrado con mucha cautela a la sección de señoras de algunas tiendas y una vez que me pruebo las cosas en el vestidor comienzo a sentirme como esos niños que visten sus mamás a la fuerza y en cuanto pueden se empiezan a jalonear la ropa, simple y sencillamente con algunas prendas nomás no me hallo.

Probando de una y otra cosa he dado con una fórmula que igual va a ser temporal, pero por el momento es lo que me ha funcionado mejor y eso es mezclar prendas juveniles con otras más formales. Un campechaneo de faldas, blusas, pantalones y sacos que me ha ido sacando del atolladero.

He revivido los vestidos que por muchos años los tuve vetados (no sé por que) y que últimamente me sacan mucho de apuros.

Por ejemplo:

Si me pongo jeans los uso con blazers o con túnicas.

Si uso faldas medio cortas solo lo hago en invierno y las acompaño de mallas opacas y gruesas (pero muy gruesas eh)

Los leggins son prohibitivos si no van acompañados de un mini vestido o túnica larga (so pena de parecer super héroe)

Los shorts y los vestidos cortos salen de paseo sólo en verano (vacaciones).

Y ahi voy implementando este método (más viejo que los cerros) llamado ensayo y error, tengo ya outfits bien armados que no llegan a tener el look de doña ni me ubican en la categoría de señora disfrazada de milenial…

Pero basta de hablar de mi, hablando de ti  ¿Con que prendas de tu guardarropa ya no te identificas?

 



æ

Moda

Errores que todas cometemos al momento de comprar

23 octubre, 2017
Errores al comprar

Hace poco me di cuenta que antes me encantaba comprar ropa y ahora es algo que no disfruto mucho hacer

¿Les pasa lo mismo? 

Creo que algo tiene que ver con el hecho de que creemos que las cosas ya no se nos ven tan bien como antes, hace poco “platicaba ” de esto por mail con una amiga (s.p) y me contaba que a ella le pasa lo mismo, que antes se entretenía yéndose al mall y ahora es algo que rara vez hace.

Pero hay otros factores (aparte de no tener cuerpower) que hacen que el shopping no se disfrute como se debería, pensando en esto recopilé lo que más gordo me cae de ir de compras y en este post se los comparto:

 

No te apresures. Ir de compras consume mucho tiempo, más ahorita que no tenemos las medidas perfectas y por ende hay que echarle más ganas. Existen miles de pantalones negros en este mundo y sólo tú sabes que características, corte y estilo tiene el que necesitas así que como dice esta canción tan maravillosa de The Eagles TAKE  IT EASY.

compra cosas que puedas regresar. “Es de sabios cambiar de opinión” y así como dice este refrán si cambias de idea y decides que no tienes los zapatos o la ocasión ideal para ponerte ese vestido que compraste se vale que vayas y lo cambies por otra cosa o que de plano te regresen tu dinero .

No compres lo mismo. Aquí es donde más caigo yo, a veces me acuerdo de la típica escena de la película, en la cual el protagonista abre un closet lleno de la mismas dos prendas y acto seguido ponen música terrorífica de fondo ja,ja,ja.

Bueno pero ya hablando en serio, no necesitas 10 camisas blancas ni 10 pantalones negros. Confieso que en cuestión de ropa he avanzado un poco y trato de no buscar mi uniforme de siempre, pero hablando de maquillaje sigo comprando cada lipstick color coral que se atraviesa en mi camino.

Lleva un presupuesto en mente sobre todo si necesitas varias cosas. No hay nada peor que el buyers remorse, arghhhh es lo peor gastar y gastar para después traer una cruda moral del tamaño del mundo.

Y ya que andamos por estos rumbos si crees que caes en la categoría de compradora compulsiva te recomiendo estos libros de Guadalupe Loaeza, no se te va a quitar lo gastona pero créeme que al menos te vas a reír un rato.

Compro, luego existo y Debo, luego sufro.

Piensa antes de ir de compras, decide cuánto estás dispuesta a gastar y trata de respetar ese presupuesto.

Has una lista de prioridades. Compra primero lo que realmente necesites. No hay nada peor que necesitar algo, salir a comprarlo y regresar a la casa sin aquello que necesitabas y sin el dinero por supuesto . Enfócate en comprar eso primero y después ya podrás ver si se te pega una que otra cosita.

Compra por la mañana. Por las mañanas las tiendas están menos llenas y se puede comprar más relajadamente. No harás fila ni para probarte la ropa ni para pagar y lo mejor de todo es que las encargadas de ayudarte estarán a tu entera disposición .

Ve sola. Hay muchas mujeres que odian ir de compras solas, pero cuando vas acompañada muy frecuentemente terminas comprando cosas que le gustan a tus amigas pero no a ti.

Esto que les voy a contar me pasó muchas veces, allá por los ochentas cuando yo era una jovencita llena de ilusiones (ja) solía ir de shopping a Mcallen de entrada por salida, cuando iba con amigas siempre que llegaba a mi casa me daba cuenta que muchas cosas que me había comprado no me gustaban o me gustaba a medias.

Con el tiempo me di cuenta que cuando iba con la ejecutiva regresaba con puro suit, cuando iba con mi amiga la sweet llegaba con puros vestidos de encaje o de florecitas con look virginal ¡Ay no que circo! Finalmente entendí que para comprar a mí me va mejor cuando voy sola.

No te vuelvas loca con las tendencias del momento. Una que otra cosita está bien, pero tener diez vestidos o sweaters con hoyos en los hombros (como los que son el furor ahorita) no le hacen bien ni a tu closet ni a tu bolsillo.

Lo mismo pasa con el color de la temporada, las tiendas están llenas de todo tipo de prendas pero todas son de ese susodicho color. ¡No caigas! como dice el famosísimo refrán:

 “Para muestra basta un botón”

Bueno espero que este post no suene a sermón y que estos consejillos les ayuden a gastar menos la próxima vez que se vayan de shopping…



æ

Moda

¿Leopard print? ¿A los cincuenta?

18 septiembre, 2017

Si, definitivamente si.

El leopard print, cuero, estoperoles, las transparencias, los jeans, tenis, las camisetas y un sin fin de prendas más, consideradas un “atrevimiento” son solo algunas prendas que podemos vestir sin ningún temor a parecer una “chava ruca”.

Mil perdones por el término (que me encanta y en ocasiones me describe ) pero todas las tendencias de moda se pueden transformar y adaptar a la edad por la que estamos pasando.

Hablemos por ejemplo de el estampado de leopardo, tal vez no te hará ver muy distinguida una mini falda de animal print pero sin duda alguna te puedes poner el mismo estampado en una falda curra a la altura de la rodilla con unas botas de caña alta, o un vestido verde jade con unos pumps de leopardo y un clutch negro (ay nomás de imaginarlo se me antojó el look).

También puedes encontrar una blusa con estampado animal y una falda negra, para resaltar tanta oscuridad podrías acompañar el look con unos pumps rojos o color vino.

Pasemos ahora a los jeans de cuero, si ustedes piensan como yo estarán de acuerdo en que el cuero (real) necesita ser acompañado de un cuerpower, pero actualmente hay unos leggings/jeggings maravillosos fabricados con una “likra levanta muertos” que te acomoda todo lo que el tiempo (y la vida en general) se han encargado de desacomodar.

Si los acompañas con unos flats y un blusón te aseguro que te vas a ver es-pec-ta-cu-lar.

Los estoperoles son una nota de atrevimiento y rebeldía que en pequeñas dosis se ven bien a nuestra edad, obvio que no vas a salir a la calle con una chaqueta que pese más que tú, pero una cartera o una pulsera con estoperoles no se le ve mal a nadie.

Las transparencias son una nota de elegancia y sensualidad que mientras sean vaporosas pueden seguirse usando a discreción.

Los jeans (que dieron inicio a este blog), las camisetas y los tenis que son el combo teen por excelencia no son de ninguna manera prendas exclusivas para las menores de 20.

Mientras estemos conscientes de aplicarnos ese dicho que reza “de la moda lo que te acomoda” podremos seguir usando estas prendas combinándolas con otras un poco más formales y serán la pareja perfecta para ir a una cena casual o a chismear al bar con las amigas.

No nos esta prohibido nada, somos nosotras las que dejamos de usar las prendas porque así lo hemos decidido, porque nos llenamos la cabeza de ideas y nos repetimos una y otra vez que ya no se nos ven bien.

To-do absolutamente todo se te ve bien, mejor dicho se te ve fenomenal, lo único que necesitas es recobrar el gusto por arreglarte y salir a la calle echando tiros.

 

Fotografía:PEXELS



æ

Moda

5 errores de moda que no volveré a cometer

11 septiembre, 2017

Creo que ya les he comentado en alguna otra ocasión que lo que más me gusta de ser mayorcita es el haber aprendido unas dos o tres cosas que antes ignoraba.

En todos los aspectos de la vida vamos acumulando conocimiento y es reconfortante saber que los años no pasan en vano.

En cuestión de moda hay varias cosas que tengo cien por ciento comprobadas y aunque no diré de esta agua no beberé, hay cinco errores que de verdad espero no volver a cometer.

 

Comprar zapatos chicos/grandes. Me encanta comprar cosas por internet y aunque no voy a renunciar a hacerlo creo que comprar zapatos es la peor decisión que he tomado. Hace tiempo que solo compro en DSW, pues puedes pedir que los manden a la tienda mas cercana y cuando llegan te mandan un aviso. Cuando vas por ellos te los pruebas y si no te gustan no los tienes que pagar.

Comprar ropa en rebaja que casi casi es lo que ando buscando. Arghhhh aquí es donde más caigo. No sé porqué pero siempre me siento tentada a comprar algo que esta muy barato. Claro que como les decía, con los años he ido aprendiendo (a la mala ) y últimamente hago un esfuerzo sobre humano cada vez que paso por un rack de ropa rebajada, pero me he dado cuenta que si no lo necesitas, NO LO NECESITAS.

No mandar la ropa a la tintorería. Odio mandar cosas a la tintorería. Me molesta ir y venir. Me ocupa tiempo y hay días que tiempo es lo que tengo de más, pero el solo hecho de pensar en tener que subirme al carro y manejar en el tráfico de esta ciudad me pone de malas. Ahora lo que hago es comprar ropa que se pueda lavar a mano. Lo que hacía antes era comprar ropa que decía lávese en seco, para después ignorar el mensaje con singular alegría y lavarla a mano. Gran error, siempre arruinaba la ropa y terminaba tirando el dinero a la basura.

Usar las tendencias al mismo tiempo. Con el tiempo entendí que algunas tendencias de moda son como los accesorios, hay que tener cuidado de no usarlas todas al mismo tiempo so pena de parecer una piñata humana. Hoy en día me gusta ver que se está usando y elijo solo una cosa para añadir a mi guardarropa. Todavía recuerdo como si fuera ayer cuando las cosas fosforescentes se pusieron de moda ¿Se acuerdan?. Gracias a Dios no existía el Facebook, juro que un día salí a la calle con una blusa, zapatos, aretes y ¡lipstick! fosforescente.

Usar prendas demasiado reveladoras. Creo que todas estamos de acuerdo en que una que otra transparencia es permitida de vez en cuando. Lo que no se ve bien a cierta edad es andar enseñando la mitad del cuerpo por hermoso que este sea.

A esta lista le debería agregar otros crímenes de la moda que he cometido, pero mejor dime.

 

Hablando de moda ¿Cuál ha sido tu mayor error? 



æ