Moda

Errores que todas cometemos al momento de comprar

23 octubre, 2017
Errores al comprar

Hace poco me di cuenta que antes me encantaba comprar ropa y ahora es algo que no disfruto mucho hacer

¿Les pasa lo mismo? 

Creo que algo tiene que ver con el hecho de que creemos que las cosas ya no se nos ven tan bien como antes, hace poco “platicaba ” de esto por mail con una amiga (s.p) y me contaba que a ella le pasa lo mismo, que antes se entretenía yéndose al mall y ahora es algo que rara vez hace.

Pero hay otros factores (aparte de no tener cuerpower) que hacen que el shopping no se disfrute como se debería, pensando en esto recopilé lo que más gordo me cae de ir de compras y en este post se los comparto:

 

No te apresures. Ir de compras consume mucho tiempo, más ahorita que no tenemos las medidas perfectas y por ende hay que echarle más ganas. Existen miles de pantalones negros en este mundo y sólo tú sabes que características, corte y estilo tiene el que necesitas así que como dice esta canción tan maravillosa de The Eagles TAKE  IT EASY.

compra cosas que puedas regresar. “Es de sabios cambiar de opinión” y así como dice este refrán si cambias de idea y decides que no tienes los zapatos o la ocasión ideal para ponerte ese vestido que compraste se vale que vayas y lo cambies por otra cosa o que de plano te regresen tu dinero .

No compres lo mismo. Aquí es donde más caigo yo, a veces me acuerdo de la típica escena de la película, en la cual el protagonista abre un closet lleno de la mismas dos prendas y acto seguido ponen música terrorífica de fondo ja,ja,ja.

Bueno pero ya hablando en serio, no necesitas 10 camisas blancas ni 10 pantalones negros. Confieso que en cuestión de ropa he avanzado un poco y trato de no buscar mi uniforme de siempre, pero hablando de maquillaje sigo comprando cada lipstick color coral que se atraviesa en mi camino.

Lleva un presupuesto en mente sobre todo si necesitas varias cosas. No hay nada peor que el buyers remorse, arghhhh es lo peor gastar y gastar para después traer una cruda moral del tamaño del mundo.

Y ya que andamos por estos rumbos si crees que caes en la categoría de compradora compulsiva te recomiendo estos libros de Guadalupe Loaeza, no se te va a quitar lo gastona pero créeme que al menos te vas a reír un rato.

Compro, luego existo y Debo, luego sufro.

Piensa antes de ir de compras, decide cuánto estás dispuesta a gastar y trata de respetar ese presupuesto.

Has una lista de prioridades. Compra primero lo que realmente necesites. No hay nada peor que necesitar algo, salir a comprarlo y regresar a la casa sin aquello que necesitabas y sin el dinero por supuesto . Enfócate en comprar eso primero y después ya podrás ver si se te pega una que otra cosita.

Compra por la mañana. Por las mañanas las tiendas están menos llenas y se puede comprar más relajadamente. No harás fila ni para probarte la ropa ni para pagar y lo mejor de todo es que las encargadas de ayudarte estarán a tu entera disposición .

Ve sola. Hay muchas mujeres que odian ir de compras solas, pero cuando vas acompañada muy frecuentemente terminas comprando cosas que le gustan a tus amigas pero no a ti.

Esto que les voy a contar me pasó muchas veces, allá por los ochentas cuando yo era una jovencita llena de ilusiones (ja) solía ir de shopping a Mcallen de entrada por salida, cuando iba con amigas siempre que llegaba a mi casa me daba cuenta que muchas cosas que me había comprado no me gustaban o me gustaba a medias.

Con el tiempo me di cuenta que cuando iba con la ejecutiva regresaba con puro suit, cuando iba con mi amiga la sweet llegaba con puros vestidos de encaje o de florecitas con look virginal ¡Ay no que circo! Finalmente entendí que para comprar a mí me va mejor cuando voy sola.

No te vuelvas loca con las tendencias del momento. Una que otra cosita está bien, pero tener diez vestidos o sweaters con hoyos en los hombros (como los que son el furor ahorita) no le hacen bien ni a tu closet ni a tu bolsillo.

Lo mismo pasa con el color de la temporada, las tiendas están llenas de todo tipo de prendas pero todas son de ese susodicho color. ¡No caigas! como dice el famosísimo refrán:

 “Para muestra basta un botón”

Bueno espero que este post no suene a sermón y que estos consejillos les ayuden a gastar menos la próxima vez que se vayan de shopping…



æ

You Might Also Like

Deja tu comentario.

Dejar un comentario

Las diferencias nos enriquecen, el respeto nos une.