Browsing Tag

fashion for women over forty

Moda

¿Con qué combino el naranja?

8 febrero, 2018
camouflageynaranja

Hasta hace poco el  color naranja para mi era como un niño chiflado de esos que no se quieren juntar con nadie porque nadie les va bien, en lo personal nunnnnnnnca se me ocurría con qué combinarlo.

Cuando veía alguna prenda naranja que me gustaba siempre pensaba lo mismo:

“Lástima de color”

Los únicos dos que me venían a la mente eran el blanco y el negro pero de sólo pensar en esas combinaciones tan sosas se me quitaban las ganas de comprármelo.

No quiero parecer adorno de Halloween ni local de Whataburger, y vaya que el color me gusta, más bien me encanta por ser un color llamativo, alegre, vibrante y además me recuerda lo mucho que me gustan las naranjas y las mandarinas.

Por todas estas razones este invierno me compré un suéter ligero color naranja, me sumergí en la web a buscar looks que incluyeran este color y luego lo combiné con todos los pantalones y faldas que tengo en el closet.

Esto que les presento aquí en este post son 3 outfits de varios que salieron de dicho experimento y la prueba fidedigna de que yo andaba muy mal.

El color naranja no es ningún niño chiflado, solo necesitaba que le dedicara algo de tiempo para darme cuenta que al contrario se lleva con muchos otros colores no solo bien, si no de maravilla.

Aquí les dejo el uno dos tres de mi pullover naranja.

UNO. Pullover naranja de H&M (similar), pantalones de camouflage de Forever 21 y botines (oldies) de Brantano ya no los hallé en la página web pero aquí les va el link de unos similares.

DOS. Mismo pullover, blusa verde limón (oldie) y pantalón turquesa de Forever 21 (oldie) similar

TRES. Pullover naranja, pantalón verde jade (este no es oldie es MEGA oldie) y unos zapatos color cuero que son un “gallito” de mi hermana así que ya ni la marca se ve. Aquí les dejo el link de unos similares

¡Hasta el lunes!

 



æ

Historias

Un kaftan: El traje de gala para estar en casa

3 julio, 2017

Recuerdo como si fuera ayer el día que conocí a la mamá de mi amiga (y.a), recuerdo también que al mismo tiempo conocí una prenda que hasta el día de hoy no le he visto usar a nadie: el Kaftan.

Por aquellos años yo era una adolescente (estudiaba la preparatoria) y las “señoras” eran una especie que nada tenía que ver conmigo.

Hasta ese día para mí las amas de casa se veían todas iguales, tenían ese look normal tirándole un poco a estar desarregladas, y al conocerla me topé frente a frente con una especie para mi hasta ese entonces desconocida:

El ama de casa glamorosa.

En los años ochenta me presentó esta prenda y gracias a ella conocí muchos. Los lisos, los estampados, los gruesos y los sumamente delgados y vaporosos; Tenía muchos, todos y cada uno de ellos la hacían lucir espectacular.

Se veía regia con solo un kaftan, unos aretes y su pelo negrísimo recogido en un chongo alto.

Siempre usaba lo mismo para estar en casa, parecía como si estuviera lista para irse a una fiesta y el único indicio de que no era así es que andaba descalza.

Es como si al vestirlos  se encontrara en su estado natural, era una prenda que le quedaba como anillo al dedo, combinaba con su cuerpo, su personalidad y su estilo de vida.

Sin duda alguna ayudaba el hecho de que era alta y delgada; Cuando la veía ir y venir con esa prenda que transmitía libertad de movimiento y frescura pensaba:

Cuando crezca voy a vestirme así para andar en casa“. El tiempo pasó y gracias al olvido nunca compré ni siquiera uno, y  ahora que yo tengo su edad y ando en búsqueda de ropa que me guste y que me haga sentir cómoda sin sacrificar el estilo, recordé sus maravillosos kaftanes.  

 

En cuanto pueda me daré a la tarea de buscar uno y poco a poco iré formando una colección de los más cómodos y bellos que encuentre.

Ahora que Monterrey esta que arde nueve de los doce meses que tiene el año. Ahora que ando en búsqueda de ropa apropiada para mi edad. Ahora que ya tengo los años suficientes como para no  sacrificar la comodidad a cambio del estilo, me parece que un kaftan es la nueva prenda de mis sueños

Aparte de su belleza, comodidad y versatilidad indiscutible (lo mismo lo llevas a una cena que al banco), cuando las temperaturas alcanzan los 35 grados, cuando el calor es tan intenso que cualquier tela pareciera lana virgen y no quisieras que nada te rozara la piel, no hay nada más apropiado para andar por la vida que un amplio, vaporoso y fresco kaftan. 



æ

Moda

Necesito un shot de color

20 marzo, 2017
Llegó la primavera y con ella la luz y el brillo.

Pareciera que todas las cosas coloridas del mundo hacen acto de presencia al mismo tiempo. Las frutas, las verduras, las flores y demás. 

Como me gustaría vivir en un cuadro de Yayoi Kusama para andar siempre de buenas. No cabe duda que los colores tienen un impacto en nuestro estado de ánimo, y el solo hecho de admirar una de sus obras me pone de buen humor.

Siempre que necesito un levantón busco un algo en mi closet que tenga un color vibrante y lo combino con otra cosa igual.

Ya no creo en ese principio de ponerse los colores llamativos con un color neutral ¿por qué? si vamos a darle, que sea con todo, creo que ya llegué a esa edad en la que busco gustarme a mi y no a los demás.

Estoy en ese momento tan delicioso de la vida en el que hablando de moda (et. altri) ya no me importa el que dirán.

Ahora recuerdo como si fuera un sueño, los días en que no podías ponerte una falda roja con una blusa rosa, y ni que decir de un atuendo con el combo uva-naranja en el papel protagonista.

El solo hecho de pensar en esto nos hubiera dado dolor de cabeza. Pero en la moda, como dirían en big brother, M.R. las reglas cambian, y ahora todos estos colores se llevan a la perfección.

Las opciones no terminan aquí, ahora podemos combinar sin preocupación:

Fucsia /verde limón. 

Morado  azul marino.

Menta / coral. 

Lila / azul marino (mi  nueva combinación favorita). 

Amarillo / fucsia. 

Azul rey amarillo. 

Morado / fucsia. 

Naranja  morado.

Verde militar / vino. 

Creo ya me emocioné….

Me encanta saber que las posibilidades son ilimitadas.  Todas estos combos de color y muchos mas son ahora una realidad al momento de vestir.

Véte de compras a tu closet y saca todas esas blusas, faldas, pantalones, sacos, chalecos y demás que no te atrevías a vestir juntos. 

Te va a sorprender la cantidad de atuendos que van a salir de ahí.

Fotografía: PINTEREST

 


æ

Moda

El pantalón negro perfecto

6 marzo, 2017
mi pantalón imaginario

 

Así como algunos niños tuvieron amigos imaginarios durante la infancia, yo tengo un closet imaginario lleno de cosas que me encantan, me quedan bien, me hacen buen cuerpo y en general hacen que parezca protagonista de telenovela.

He tratado de materializar todas esas faldas, sacos, pantalones, camisas y tanks, pero por más que los busco no los he podido encontrar.

Por eso admiro a las fashion bloggers que encuentran todo lo que buscan. Cada post que leo es mi nueva prenda favorita.

Me pregunto si todo les queda bien porque tienen cuerpo de maniquí o no te cuentan en sus posts de las prendas que buscan y no hallan jamás.

Tal vez sea una combinación de estos dos factores.

Yo tengo muchas prendas favoritas, pero parece que solo existen en mi mente, no sé si será la edad, si ya me volví ideática, ya nada me arma bien, o soy más selectiva porque espero que la ropa me dure muchos años.

Como no cuento con el primero, pues no tengo cuerpo de maniquí, en este post les hablaré del segundo, de las prendas que busco y busco, pero no encuentro.

Por ejemplo, tengo cuatro años detrás de un buen pantalón de vestir negro y no lo hallo. No se rían, no exagero, nomás no lo puedo encontrar. 

Cuando llego a toparme con uno que me gusta, no hay de mi talla. Si me queda bien, resulta que la tela, estilo, tono de negro, etc. no me convence.

Si de milagro tropiezo con uno que parece que fabricaron pensando en mí, y todo de él me gusta, el precio es irrisorio.

Me niego a pagar 5000 pesos o más por un pantalón, al menos en esta vida.

Yo sé que hay personas que argumentan que si el pantalón te va a durar 5 años o más, la inversión esta más que justificada, pero no puedo, sigo pensando que muchas cosas no valen lo que cuestan.

A este pantalón le podría agregar un sin fin de piezas que amo, necesito y ando buscando desde hace rato.

Aquí les va la lista para que alguien se apiade de mí y me diga a dónde ir a comprar una o varias de estas prendas que ya me urge reemplazar.

 

Blazer negro que tenga buen corte, tenga manga tres cuartos y  no cueste una fortuna.

Blazer crema o crudo (como le llaman los fashionistas), con las mismas características que el negro.

Pantalones de mezclilla, de corte cigarro que no sean low cut, pero que tampoco te lleguen a la garganta arghhh.

Un vestido negro con manga tres cuartos.

Unas botas cafés de media caña. (amo las botas de media caña )

Jeans blancos, corte cigarro , que no parezcan hechos de papel cebolla.

Pantalones de lino con corte amplio, pero que no sean baggy pants.

Blusa naranja de manga corta (años buscando una, bueno, ya pasó de moda el naranja y todavía no la hallo)

Pantalones azul cielo de corte cigarro o rectos (me encanta ese color en primavera)

 

Aquí le paro porque les confieso que la lista es interminable, pero no las quiero aburrir.

Cuéntame que andas buscando tú……….si lo encuentro, te aviso.

 

Fotografía: PEXELS

 

 



æ

Moda

El Decálogo de Ellen Barkin

30 enero, 2017
beauty tips for women over forty

De grande quiero ser como Sofía Loren, Carmen Dell´Orefice, Raquel Welch, Jane Fonda, Iris Apfel y todas las demás mujeres como ellas, que desafían el tiempo.

No importa la edad que tengamos, buscar figuras que nos inspiren y nos sirvan de modelo a seguir siempre será un acierto en nuestras vidas. Esas amigas o celebridades a las que admiramos, nos demuestran que si se puede.

Son el ejemplo de que la edad no es obstáculo para alcanzar nuestros objetivos de salud, de belleza, de higiene mental, etc.

Pero en este momento de mi vida, a esta edad, quisiera ser un poco más como mi contemporánea Ellen Barkin.

Leyendo blogs donde se publican artículos de belleza, moda y estilo de vida para mujeres mayores de 45 años, me topé con su decálogo y sentí la necesidad de compartirlo con ustedes.

Aquí les dejo los sabios consejos de una de las actrices más sexys de Hollywood, alguien que lleva sus cincuenta y tantos como pocas.

Después de los cincuenta

 

    1. No uses el pelo largo. Llévalo a la altura de los hombros.

    2. No uses labial rojo, a menos de que seas morena. El rojo avejenta.

    3. No uses jeans para cenar fuera. Si usas jeans que sean negros.

    4.No muestres tus rodillas y cúbrete más. No trates de competir con las veinteañeras. Una mujer entre los 40

      y más muestra su estilo, no su cuerpo.

    5.No uses nada strapless.

    6.Si estas en forma, sigue usando bikini en la playa.

    7.No uses minifaldas, las faldas cortas úsalas con medias opacas.

    8.No vuelvas a usar una moda que llevaste en tus años de juventud.

    9.No uses sombreros, a menos que sea para protegerte del sol. Los sombreros hacen que parezca que quieres

      llamar la atención.

    10.Usa menos accesorios y mantén un look menos recargado.

 

Tengo que reconocer que aunque coincido en todo, cuesta decirle adiós a algunas cosas. 

 

Pero ya lo dice el refrán,  la belleza cuesta.

 

 

Fotografía: PINTEREST

Traducción libre de Eva Alanís



æ

Moda

Forever 49

9 enero, 2017

Tengo una amiga (a.v.) que no entra en tiendas como HM, Forever 21, Stradivarius, Charlotte Russ, etc. porque considera que son tiendas exclusivas para jovencitas; por más que intenté convencerla en una ocasión de que venden “prendas que no tienen edad”, no lo logré.

Yo he comprado muchas cosas en estas, y muchas otras tiendas juveniles.

Cuando estoy ahí, me siento como en casa. Tengo años de estar yendo pues acompaño a mis hijas, y aunque debo de reconocer que al principio me quedaba horas en el departamento de joyería porque pensaba, al igual que ella, que esas tiendas no tenían nada que ofrecerme,después de meses de estar así, el aburrimiento pudo más y empecé a ver la ropa y a probarme todo aquello que me gustaba.

Confieso que las primeras veces me llevaba la ropa sin probármela, sentía que todas las jovencitas se iban a reír de mi cuando entraba a los vestidores o cuando estaba haciendo fila para pagar. Algunas veces incluso inventé que las cosas eran para mis hijas. Si ya sé lo que algunas de ustedes estarán pensando, y les confieso que no, no es nada halagador tener que comprar la talla XL o la XXL.

Pero la moneda tiene dos caras y la recompensa  de comprar en tiendas de juniors está al momento de pagar, estas son mucho mas económicas que las tiendas de ropa para damas.

Hay tantas cosas que a mi parecer puedes hallar aquí, por ejemplo los suéteres y los sacos no tienen edad, a menos de que estemos hablando de suéteres ombligueros, puedes usarlos casi todos. 

Los zapatos, bolsas, joyería, ponchos (tan de moda en estos días), la ropa para hacer ejercicio, sudaderas, trajes de baño, pantalones de vestir, chalecos, etc.

En general yo creo que es al revés, si entras en una de esas tiendas te darás cuenta que hay poca ropa que no es apropiada para una mujer de más de cuarenta años.

Tal vez las blusas que muestran el torso, las micro-faldas (en mis tiempos eran mini faldas), las blusas sin espalda o demasiado reveladoras, los mini shorts, las transparencias y alguna que otra que de seguro se me esta olvidando.

Si no me crees, párate afuera de una y comprueba cuantas señoras entran a diario y ¡compran!

Lo dije y lo repito la edad no te define.

 
 
Fotografía: PEXELS


æ