Vida Sana

La danza africana es mi nuevo amor

6 noviembre, 2017

Hay una frase del escritor Español Miguel de Unamuno que me encanta: “renovarse o morir”.

Yo formo parte de ese grupo de personas que se cansan pronto y tengo que andar buscando cosas nuevas que hacer so pena de padecer de aburrimiento crónico, si tú eres como yo creo que me entenderás a la perfección.

Siempre he llevado una vida más o menos activa y tengo 30 años corriendo, por eso no puedo evitar de cuando en cuando sentir que necesito ponerle sal y pimienta a mi rutina de ejercicio.

Debido a esto decidí pasar del dicho al hecho y empecé a coquetear con la idea de probar el cross fit (que nueva la traigo) para cambiarle un poquito y de paso darle un respiro a mis rodillas.

Ví el cross fit y de plano decidí aburrirme corriendo jajaja. Salí huyendo de ahí porque pa’ que les miento, se me hizo la cosa más extrema del mundo, hace diez años hubiera levantado la mano al instante pero como ya lo dice el nombre del blog me siento de veinte pero no los tengo.

Después probé el box,  al día siguiente no pude descolgar la ropa del closet y cuando intenté levantar los brazos para lavarme el pelo de plano me dieron ganas de llorar, así que decidí que tampoco era lo mío, o al menos no era mi momento.

Por último antes de sacarle la bandera blanca al cambio, ponerme los tenis e irme a correr probé una clase de danza africana y me enamoré, es catártico estar contorsionando el cuerpo al ritmo de los tambores.

Terminé empapada, con una sensación de haberme ejercitado por fuera y por dentro; No sé cómo explicarlo pero sentía renovada el ánima, como si aparte de hacer ejercicio hubiera hecho algún tipo de terapia, fue de verdad como haberle dado una sacudida al espíritu.

Tal vez por eso en los rituales se baila para sintonizar mente, cuerpo y alma.

Las clases me quedaban lejos y no estaban muy económicas que digamos así que ahora lo que hago es que dos veces por semana pongo videos de You Tube y me divierto como enana.

Lo que más me entretiene es que parezco loca y nada me sale como a las de la tele pero seguiré intentando y les aseguro que un día no habrá diferencia entre ellas y yo.

Si eso no sucede nunca al menos estoy atacada de la risa, dándole guerra a la obesidad pero sobre todo estoy sin duda alguna ganándole la batalla al aburrimiento.

Si no me crees prueba con este video y verás… 

 

 



æ

You Might Also Like

Deja tu comentario.

Dejar un comentario

Las diferencias nos enriquecen, el respeto nos une.