Category

Vida Sana

Historias Vida Sana

Un retiro de silencio por favor

12 febrero, 2018
retiros de silencio

No sé a que se deba pero un día me levanté con ganas de no escuchar nada ni a nadie.

Me vino a la mente el recuerdo de un día de mi vida en el amanecí en un departamento que había rentado para vacacionar y puedo evocar como si fuera ayer, la paz que sentí al estar rodeada de un silencio absoluto.

Me embargó un sentimiento de dicha plena e incluso me dieron ganas de llorar de felicidad.

Reconocí que tenía años de no estar sola, al menos por muchas horas y ese mañana comprobé que mi cuerpo, mente y espíritu necesitaban de ese espacio. Me di cuenta que tenía hambre de disfrutar de mi propia compañía.

Desde aquel día he estado coqueteando con la idea de hacer un retiro de silencio, poco a poco la curiosidad se ha vuelto un interés y este se ha ido convirtiendo en una necesidad.

Empecé buscando artículos en internet que me ilustraran al respecto y me topé con muchos muy informativos. 

Hay varios bloggers que escriben sobre meditación, también sobre lo que hoy en día se ha puesto tan de moda y que se conoce como mindfulness.

Casi todos han hecho varios retiros de silencio pues es una práctica muy común para ellos.

¿Cuales son los beneficios de un retiro de silencio?

Buscando retiros de de este tipo por acá por mis rumbos, comprobé que desgraciadamente no hay mucha oferta, casi todos los retiros que aparecen en la web están cruzando uno o varios charcos…

Hay uno en Querétaro, pero no se organiza con mucha frecuencia y nuestras fechas nunca han coincidido.

Desde que amanecí con esa inquietud he leído al respecto y al parecer un retiro de este tipo tiene muchos beneficios para nuestra salud e higiene mental.

Según los expertos (entre ellos no estoy yo) esto es lo que lograrás si pasas un tiempo en el más absoluto silencio:

1.Conocerte mejor.

2.Desarrollar la paciencia.

3.Agradecer.

4.Tener experiencias de meditación profunda.

5.Cuidar el cuerpo.

6.Alinearte con lo que más me importa.

7.Claridad mental y visión.

8.Paz interior.

9.Purificación física, emocional y mental.

10.Descanso a través de la calma.

11.Fortalecimiento de la voluntad.

Lo más maravilloso de todo esto es que hay páginas (aquí) donde te dan unos lineamientos muy básicos para hacer un retiro de silencio en tu casa. 

Puedes alcanzar algunos de estos beneficios sin la necesidad de desplazarte o gastar dinero, así vas viendo si te interesa ahondar en el tema o en la experiencia en sí y después buscar uno más formal que te interese.

Yo por lo pronto seguiré buscando y cuando lo haya hecho les platicaré acerca de esta experiencia a la que le traigo ganas desde hace ya 9 años.

¿Y tú de que traes ganas desde hace tiempo?

 



æ

Vida Sana

La danza africana es mi nuevo amor

6 noviembre, 2017

Hay una frase del escritor Español Miguel de Unamuno que me encanta: “renovarse o morir”.

Yo formo parte de ese grupo de personas que se cansan pronto y tengo que andar buscando cosas nuevas que hacer so pena de padecer de aburrimiento crónico, si tú eres como yo creo que me entenderás a la perfección.

Siempre he llevado una vida más o menos activa y tengo 30 años corriendo, por eso no puedo evitar de cuando en cuando sentir que necesito ponerle sal y pimienta a mi rutina de ejercicio.

Debido a esto decidí pasar del dicho al hecho y empecé a coquetear con la idea de probar el cross fit (que nueva la traigo) para cambiarle un poquito y de paso darle un respiro a mis rodillas.

Ví el cross fit y de plano decidí aburrirme corriendo jajaja. Salí huyendo de ahí porque pa’ que les miento, se me hizo la cosa más extrema del mundo, hace diez años hubiera levantado la mano al instante pero como ya lo dice el nombre del blog me siento de veinte pero no los tengo.

Después probé el box,  al día siguiente no pude descolgar la ropa del closet y cuando intenté levantar los brazos para lavarme el pelo de plano me dieron ganas de llorar, así que decidí que tampoco era lo mío, o al menos no era mi momento.

Por último antes de sacarle la bandera blanca al cambio, ponerme los tenis e irme a correr probé una clase de danza africana y me enamoré, es catártico estar contorsionando el cuerpo al ritmo de los tambores.

Terminé empapada, con una sensación de haberme ejercitado por fuera y por dentro; No sé cómo explicarlo pero sentía renovada el ánima, como si aparte de hacer ejercicio hubiera hecho algún tipo de terapia, fue de verdad como haberle dado una sacudida al espíritu.

Tal vez por eso en los rituales se baila para sintonizar mente, cuerpo y alma.

Las clases me quedaban lejos y no estaban muy económicas que digamos así que ahora lo que hago es que dos veces por semana pongo videos de You Tube y me divierto como enana.

Lo que más me entretiene es que parezco loca y nada me sale como a las de la tele pero seguiré intentando y les aseguro que un día no habrá diferencia entre ellas y yo.

Si eso no sucede nunca al menos estoy atacada de la risa, dándole guerra a la obesidad pero sobre todo estoy sin duda alguna ganándole la batalla al aburrimiento.

Si no me crees prueba con este video y verás… 

 

 



æ

Vida Sana

Más naturaleza, menos estrés.

17 julio, 2017
Cada vez que necesito terapia de introspección veo el cielo, el mar o el fuego. No veo el mar tan frecuentemente como me gustaría hacerlo, pues vivo en una ciudad lejos de la costa. De estos tres elementos de la naturaleza el que más disfruto es el fuego, lamentablemente es el que tengo menos oportunidad de apreciar. 
 
Cuando digo fuego no me refiero a la llama azul que sale de las espreas de la estufa, mas bien hablo de esas hogueras que se hacen cuando vas de campamento (hace 20 años que no voy) o cuando estás en la playa en invierno y te entregas a la tarea de hacer una tamaño profesional, porque hemos de reconocer que no es nada fácil encontrar madera en la costa.
 
También es posible apreciar estas llamaradas en las chimeneas, para nada comunes en mi ciudad, ya que el invierno no es ni largo ni crudo, esas llamas enormes me parecen hipnóticas y podría quedarme viendo ese fulgor por horas, las llamaradas me transportan, me relajan y siento que inducen a un estado de trance maravilloso.
 
Nunca antes me había puesto a pensar en esto, ni en porqué se da este fenómeno de volvernos seres más apacibles cuando estamos cerca de la naturaleza, pero hubo alguien que si se puso a meditar detenidamente en esto, pero más importante aún, se puso a investigar.
 

Combate el estrés gratis

 
Aproximadamente desde el año de 1985, se han hecho estudios y estos demuestran que el estar en contacto con la naturaleza reporta grandes beneficios para la salud. 
 
Japón, Corea del Sur y Estados Unidos son algunos de los países que han comenzado a recetar los paseos por el bosque como terapia contra el stress, alta presión y ansiedad.
 
Hay estudios que demuestran que caminar por el bosque disminuye los niveles de cortisol y de estrés, en España también han comenzado con esta práctica y la llaman “baños de bosque”.
 
Esto me puso reflexionar, si el hecho de estar tan alejados de la naturaleza, pudiera ser la causa principal de que la mayoría de los habitantes en las grandes ciudades estemos estresados. ¿Será esta la causa de que toda esa gente que vive en el campo goce de buena salud y mejor carácter? 
 
Tal vez debamos hacer un esfuerzo por plantar mas árboles en los lugares donde pasamos mucho tiempo y observar que pasa; sitios donde por lo general hay una gran concentración de personas como centros comerciales, avenidas, gimnasios, bancos, bibliotecas, hoteles, corporativos y otras muchas áreas de la gran mancha urbana. 
 
Con suerte bajarán los niveles de agresividad y violencia. Si no fuera así, nos quedaríamos con un hermoso paisaje, aire más puro, un refugio para nuestros automóviles y la plena certeza de que durante el implacable verano de Monterrey, no hay mejor compañía que la sombra de un árbol.
 
 
 
 
Fotografía: PEXELS


æ

Vida Sana

¿Ya para qué?

26 junio, 2017

¿Te ha pasado últimamente que desconoces tu cuerpo ? ¿ Que cuando despiertas sientes como si te lo hubieran cambiado durante la noche?

A mi si. Algunas veces siento que ya no es el mismo de hace veinte años (obvio que no lo es ) y que necesito darle mantenimiento más seguido para que esté en condiciones aceptables.

Esos días cuando no quiero comer sanamente o me da flojera hacer ejercicio echo a volar mi imaginación (nunca he batallado mucho para hacer esto).

Sueño que vivo en el año 2321 y que puedes ir a una tienda y cambiar fácilmente de cuerpo.

¡ Que maravilloso sería cambiar de equipo !  Si pudiéramos rentar uno más nuevo con menos desgaste que el nuestro.

Imagínense si tuviéramos la posibilidad de decir un día:

” Este cuerpo que tengo ya no me sirve, por abusar de los dulces tengo todas las muelas picadas, los carbohidratos me sumieron en este sobre peso, los medicamentos controlados me dejaron con más males de los que tenía, el alcohol me marchito la piel, etc. y ya no me gusta. ” 

“Es hora de buscarme uno nuevo” .  ¡Ah! Lo que no haría yo con este colmillo y un cuerpo de 20 ja,ja,ja.

 

Pero ya dejándonos de bromas, hablando en serio y aterrizando la idea, tal vez dentro de 250 años los que estén en este mundo podrán hacerlo, pero eso no lo verán nuestros ojos y como no lo veremos en esta vida, hay que cuidar el equipo que tenemos.

 

Por eso no deja de sorprenderme que cada vez que digo que estoy a dieta, que tengo que ir a correr o que tomo antioxidantes, algunas de mis amigas preguntan: 

¿Ya para qué?

Cada vez que escucho esta pregunta me viene otra pregunta a la mente

¿Cómo que para qué?

Como respuesta se me ocurren mil cosas pero les compartiré solo algunas, aquellas que para mí son las más importantes.  

PARA QUE:
  • No tengas que depender de alguien.
  • Tengas mejor calidad de vida.
  • Puedas viajar unos 20 años más.
  • Te sientas bien.
  • Te veas bien.
  • Goces de buena salud.
  • No gastes en doctores y medicamentos.
  • No seas una carga para los hijos.
  • Seas independiente y autosuficiente al menos 30 años más.
  • Des ejemplo a aquellas mujeres (sobrinas, hijas, primas, hermanas,amigas ) que son más jóvenes y que vienen detrás de ti.
  • Que demuestres que se puede tener un estilo de vida saludable a cualquier edad.
Bueeeeeno la lista es interminable y no las quiero aburrir, el punto aquí es que tenemos la obligación de estar en plena forma por nosotras mismas y por nadie más. 

 

Acabemos ya con ese discurso (tan gastado) que dice que se tiene que estar sano y en forma sólo si se está en busca de pareja o intentando conservar la que tenemos.

Algunas amigas mías me han dicho que a esta edad, el único acontecimiento que esperan con verdadera ilusión es la llegada de los nietos (no es invento pues me lo han confesado)  ¡Están ansiosas de que llegue ese día!, cuando pienso en ello me vienen a la mente un par de respuestas más.

  • Para que puedas llevártelos de vacaciones y nadar en la playa con ellos.
  • Para que puedas perseguirlos cuando se agarren corriendo en un centro comercial.  
  • Para que puedas divertirte al llevarlos a un parque o a una feria y no mueras en el intento.

¡Animo! recordemos que vamos a la mitad del camino y todavía hay mucho por recorrer

Fotografía: PEXELS



æ

Vida Sana

La zona de confort

1 mayo, 2017

Me encantan esas frases que lo dicen todo. La zona de confort es una de ellas. En cuanto la escuchas sabes exactamente lo que significa, no importa si estás fuera de contexto.

Varias veces me he puesto a pensar ¿Porqué será que sacamos tan poco provecho de estar siempre en nuestra zona de confort?, ¿Porqué nos cuesta tanto trabajo hacer algo diferente?

¿Podría ser que tenemos demasiado tiempo ahí que ya se nos olvidó como hacer las cosas de otra manera? no importa cuán negativos sean nuestros hábitos, el cambio a veces parece una misión imposible.

Pero nunca es tarde, y para darte un ejemplo me gustaría compartir contigo las imágenes de estas dos mujeres que personifican el lema de este blog.

La edad no te define, es solo un número en tu cabeza.

Ernestine Sheperd (80 años)

Ernestine Shepherd empezó su carrera dentro de la industria del acondicionamiento físico a la edad de 56 años y Wendy Ida a la edad de 43 respectivamente.

Wendy Ida (64 años)

Esta mañana, tarde o noche (depende de la hora en la que leas esto) te invito a salir de tu zona de confort, te aseguro que te vas a divertir.

Puedes aprender a bailar salsa, tocar un instrumento, inscribirte en un gimnasio o comenzar una práctica de yoga, ballet,pilates,etc.

No hay pretexto, puedes hacerlo inclusive sin salir de tu casa y sin gastar un solo peso, youtube es una universidad virtual, donde se aprende de todo, solo tienes que decidirte.

Hace unos meses platicaba con una amiga (e.e) y me decía que a ella le hubiera gustado ser D.J., imagino lo mucho que se estaría divirtiendo ahora mismo si se decidiera a tomar clases y después como un pasatiempo tocara en las fiestas de sus amigos.

Eso sin contar los innumerables beneficios que le aportaría a su vida el hacer algo que le encanta y que le hace feliz ; algo que sin duda reconfortaría su mente y su espíritu.

Sal de tu zona de confort, lo mejor está afuera.

 

Fotografía: PINTEREST



æ

Vida Sana

¿Traes cargador?

16 enero, 2017

 

Hoy en día escuchamos esto en todas partes, nadie quiere quedarse sin pila, al menos no a mitad del día.

Imagínate que maravilloso sería que así de sencillo pudiéramos recargar batería nosotros, esa energía que todos necesitamos para operar en nuestro día a día.

Yo sé que traigo como un diez por ciento de pila, cuando ya no tengo ánimo para hacer muchas cosas que antes hacía sin ningún problema.

No siento energía a la hora de levantarme y tampoco a la hora de hacer ejercicio, no tengo ganas de ir al super y si tengo una reunión, la pienso dos veces antes de decidirme a ir, entonces sé que  ya traigo la pila casi en ceros.

Sorpresivamente cuando hago lo que me gusta no me siento fatigada en lo más mínimo, cuando viajo por ejemplo soy incansable, también cuando voy a una tienda (cualquiera menos la de abarrotes) y cuando veo algún espectáculo callejero –street performance- puedo pasar horas enteras de pie, no me canso, entonces he llegado a suponer que no es una cuestión de agotamiento físico si no mental.

Me gusta compararme con los juguetes de antes, cuando se les iba terminando la batería empezaban a hacer todo en cámara lenta, y digo los de antes porque los de hoy dejan de funcionar de un momento a otro, así, sin avisar, sin darte tiempo de ir a comprar pilas nuevas, un día decides prenderlos y ya están muertos.

Así estoy yo a veces, como los juguetes de mi época, empiezo a alentar el paso en todos los sentidos, hasta que llega el día en que ya no quiero funcionar más.

Por eso es importante cambiar un poco la rutina o aplicar la terapia de shock y hacer algo completamente ajeno a nosotros, puede ser tomar una clase de meditación guiada si eres de las que siempre hace ejercicio de alto impacto.

 

Puedes darte un baño de burbujas, de esos que duran horas. Si no lo acostumbras, porque en tu casa no hay tina de baño, puedes irte a un hotel todo un día, yo lo he hecho porque pagas lo mismo o incluso un poco menos que por un día en el spa. Me llevo mi música, una vela aromática, un buen libro (o vino) y a descansar se ha dicho.  

 

Otra opción  es tomarte unas mini vacaciones de fin de semana, hacer ese alto justo en medio del camino y tomar un respiro para seguir andando.

 

Muy frecuentemente se nos olvida que no somos el resultado de una simple ecuación, si, es verdad que necesitamos comida y sueño para alimentar al cuerpo, pero la mente y el espíritu necesitan mantenimiento también.

Nos ocupamos muchas veces de conectar el estuche al cargador, pero nos olvidamos de lo que esta dentro, que es por mucho, lo mas valioso que tenemos.

Y tú ¿cómo recargas tu batería?



æ

Vida Sana

Feliz 2017

2 enero, 2017
Fotografía: PEXELS

Sí, ya lo sé, soy un cliché y odio reconocerlo, pero cada 31 de Diciembre hago propósitos de año nuevo que no voy a cumplir arghhhhhhh.

No sé porqué, pero no lo puedo evitar, tal vez por que la esperanza es lo último que muere, por eso todavía tengo fe en que algún día los cumpliré, todos y cada uno de ellos.

Este año como todos los anteriores hice la lista, pero le cambié un poquito el formato.

Pensé en darle un giro y ver si así logro que mis buenas intenciones, sobrevivan al menos durante un mes ja,ja,ja.

Son hábitos de mejora personal, voy a hacer un acróstico con mi nombre y primer apellido.

Lo pegaré en el refrigerador y el 31 de diciembre de 2017 les contaré como me fue con el experimento.

¿Quién me acompaña?

 

A. Andar de buenas la mayor parte del tiempo

B. Buscar un curso de algo que te interese aprender, y que nunca hayas tomado

C. Comer más sano

D. Divertirte más con menos

E. Encontrar tiempo para ver a los amigos mínimo una vez al mes

F. Flojear menos a la hora de ir al super 

G. Glotonear menos

H. Hablarle por teléfono a los amigos que viven lejos

I. Ir al gimnasio 3 veces a la semana, sin excusas

J. Juntar el papel, cartón, aluminio y llevarlo al reciclado

L. Leer más

M. Madrugar para no andar a la carrera en las mañanas

N. Necear menos 

O. Organizar mejor el tiempo libre

P. Pensar positivo

Q. Quejarse menos

R. Reír más

S. Sacar de los cajones y del clóset lo que no se usa

T. Terminar de leer todos los libros que tienen el separador a la mitad

U. Untarme mis cremas anti arrugas todas las noches sin excepción

V. Visitar a mi mamá más seguido

Y. Yoga antes de acostarme 

 

P.D. Perdón pero me faltan cuatro letras, no hallé ningún propósito con ellas.

Este es mi regalo de año nuevo para ti, un acróstico lleno de buenas intenciones.

Feliz 2017.



æ